Qué seguros necesitan los trabajadores de la hostelería

En cuanto a los seguros obligatorios, los lectores ya habrán intuido cuál es el que no puede faltar; exacto, el de responsabilidad civil, que afronta los posibles perjuicios provocados a terceras personas, un riesgo que frecuentemente se convierte en realidad en este mundo, pues hay demasiados factores de riesgo en juego: numerosas personas juntas, comida y bebida fría y caliente, mucho movimiento… La posibilidad de que en algún momento se produzca una quemadura, una caída, un golpe o algún tipo de intoxicación alimentaria es relativamente alta, por lo que es indispensable disponer de este seguro.

Existen varios tipos de responsabilidad civil: la de explotación, que se encarga de los daños materiales o personales a terceros; la de producto, que cubre las posibles intoxicaciones por productos elaborados en el establecimiento (básicamente, comida y bebida); o la patronal, que afronta los daños a empleados cuya responsabilidad recaiga en el empresario.

El otro producto asegurador de contratación indispensable es el seguro de accidentes colectivo, que sirve principalmente para proteger a los trabajadores y que no sólo debe cubrirles en su puesto de trabajo sino in itinere. Este tipo de pólizas deben cubrir tanto los fallecimientos como las secuelas graves de accidentes laborales, como la invalidez.

Ambos seguros suelen ir incluidos en productos aseguradores específicos para dueños de negocios de hostelería, auténticos multirriesgo de comercio que deben contemplar diversos tipos de daños y problemas: incendios, inundaciones, daños eléctricos, fenómenos atmosféricos, daños a la mercancía refrigerada, a los equipos informáticos o el mobiliario, actos vandálicos, robos, atracos, rotura de cristales y hasta infidelidad de empleados (posibles robos, malversación, trato incorrecto a la clientela u otro tipo de prácticas negativas para el negocio). Por supuesto, la cobertura de defensa jurídica se antoja de nuevo como una garantía muy relevante, especialmente en este sector.

Más allá de lo ya citado, hay otros seguros cuya contratación puede ser de interés para quien regenta un restaurante o un bar. Por ejemplo, los seguros de autónomos de baja laboral, que aseguran unos emolumentos para el hostelero en caso de que se encuentre en esa situación y que pueden serle de gran utilidad para mantenerse en caso de sufrir un accidente o una grave enfermedad que le aleje del negocio durante un largo periodo de tiempo.

 

Fuente: elEconomista 

Categorías

• Noticias Particulares
(54)
• Noticias Empresas
(47)
• Memes Particulares
(50)
• General
(7)

Novedades

Scroll al inicio
Abrir chat
1
E2K Correduría
Hola 👋 ¿necesitas ayuda? haz click en el botón inferior de whatsapp y comienza un chat con nosotros